Los juegos modificados | Educación Física

1. Introducción.


El deporte es, para unos, el gran protagonista de la Educación Física y, para otros, el gran colonizador de la educación contemporánea. La mayoría de la gente, entre ellos muchos "educadores/as físicos", se limita a ver las excelencias y beneficios sociales y personales del deporte, sin percatarse de la vertiente negativa, de los peligros que conlleva y de los intereses a los que puede estar sometido.


La enseñanza de los juegos deportivos en las clases de Educación Física ha sufrido muy pocos avances en las últimas décadas. La mayoría de las escuelas poseen en su currículum los típicos deportes estándar que se mantienen año tras año, permaneciendo inalterables e incuestionables a los ojos de la mayoría de los profesores/as.


Su enseñanza se reduce a un conjunto de tareas o habilidades motrices aisladas, claramente orientadas a la adquisición competente de las técnicas deportivas y vinculadas al rendimiento motriz que exigen los patrones dominantes del deporte competitivo de élite.

Muy pocos profesionales se cuestionan replantearse la enseñanza de los juegos deportivos, muchas veces sabiendo o intuyendo que con la situación anterior alejamos la Educación Física del interés de los alumnos/as.


El cambio que se propone en la enseñanza de los juegos deportivos se fundamenta en los siguientes puntos:

1.1. Consideración de la naturaleza del conocimiento que emplea una persona que participa en un juego deportivo.


Arnold (1991a), distingue entre un sentido débil y otro fuerte del "saber cómo". El primero de ellos se refiere a una persona físicamente incapaz de hacer algo y de demostrarlo, pero que no sabe decir nada sobre ello a modo de descripción o comprensión. El segundo sentido alude a una persona que es capaz de hacer lo que dice que puede hacer y puede dar una explicación descriptiva de cómo lo ha hecho. Por el contrario, el "saber cómo" en ese sentido fuerte está caracterizado por "el hecho de que la persona no sólo es intencionalmente capaz de ejecutar con éxito unas acciones sino que puede identificarlas y describir cómo se realizaron".

1.2. Compresión de la naturaleza de los juegos deportivos y la toma de decisiones.


Tal y como dice Arnold (1991a), el conocimiento práctico en un sentido fuerte exige la comprensión de los procedimientos implicados en un juego deportivo, "conforme a unas reglas y descripción del modo en que se hace", es decir, exige comprender la naturaleza de ese juego. La naturaleza viene determinada por las reglas del juego, conformando los problemas que deben superarse, esto es, los problemas motrices que deben resolverse en el transcurso del juego. Además, para solucionar estos problemas, necesita una gran cantidad de decisiones y juicios que deben tomar los participantes dentro del contexto del juego en el que aparecen. EL alumno/a no puede limitarse a preguntar cómo debe hacer un gesto técnico, sino también qué gesto y cuándo hacerlo.

1.3. El aprendizaje motor en los juegos deportivos.


Una habilidad, si posee significado y se convierte en la expresión del conocimiento práctico en su sentido fuerte es porque se aprende dentro del contexto del juego. Esto es así, desde el punto de vista psicológico y del aprendizaje motor, porque las habilidades técnicas de los juegos deportivos son habilidades abiertas. Según Singer (1975-1986), el primero en hablar de este tipo de habilidades fue Poulton (1957), quien las describe, en oposición a las habilidades cerradas, como aquellas que se realizan un ambiente incierto y en función de las situaciones, donde el participante debe anticiparse y tomar decisiones.

1.4. La creación de un nuevo marco y modelo conceptual.


Según el trabajo Brenda Read (1988), se muestran dos modelos relativos a la enseñanza de juegos deportivos.


El primero de ellos, el método aislado, en el cual se entrena separadamente la habilidad técnica elegida para posteriormente introducir, en el mejor de los casos, una situación predeterminada de juego, y finalmente intentar integrarla en el contexto real del juego. No establece conexiones entre las exigencias del juego y las habilidades específicas, de modo que el alumno no sabe usar su repertorio técnico, reduciéndose así las posibilidades de aprendizaje, al igual que su capacidad de adaptación a los cambios del juego. Por lo tanto, se trata de un modelo limitado para transferir el aprendizaje técnico a la situación real de juego.


El segundo de ellos, el modelo integrado, es continuo y cíclico. Los aspectos contextuales crean unas demandas y exigencias problemáticas del juego que deben solucionarse de la mejor manera posible. Una vez realizada la acción, se pasa a reflexionar sobre el resultado para comprender el juego y a empezar a valorar la importancia instrumental de la técnica una vez entendida la naturaleza del mismo. Este modelo destaca la importancia de la táctica, el contexto y la dinámica del juego, ayudando a los alumnos a reconocer los problemas, a identificar y a generar sus propias soluciones y a elegir las mejores. Para todo eso, los participantes deben comprender el juego, esto es, comprender la naturaleza del juego deportivo, y los aspectos tácticos básicos implicados. Además, también proporcionan el ambiente adecuado que incentiva la imaginación y la creatividad para resolver las distintas situaciones de juego.

1.5. La realización de actividades adecuadas al proyecto del cambio: Los juegos modificados.


Una propuesta de cambio también necesita disponer actividades o tareas coherentes con los fundamentos teóricos de nuestra aproximación. Estas actividades se presentarán a los alumnos/as siguiendo una progresión adecuada y recogerán el potencial lúdico y liberador del juego.


Jacques André (1985), comenta que el juego suele utilizarse para resaltar el principio del placer en oposición al principio de la realidad que ejemplifica el deporte. El juego corresponde al dominio del sueño, mientras que el deporte corresponde al dominio y al rendimiento.


Las actividades que se corresponden con las bases teóricas del cambio y que responden a un planteamiento más cualitativo, son los juegos modificados, unos juegos que se encuentran en la encrucijada del juego libre y el deportivo estándar.

Por una parte, el juego modificado, aunque posea unas reglas de inicio, ofrece un gran margen de cambio y modificación sobre la marcha, así como la posibilidad de revivir e incluso crear juegos nuevos.


Por otra parte, mantendrá en esencia la naturaleza problemática y contextual del juego deportivo estándar (también su táctica). Ahora bien, no pertenecerá a ninguna institución deportiva ni estará sujeto a la formalización y estandarización del juego deportivo de los adultos.


En definitiva, un juego modificado es:


La ejemplificación de la esencia de uno o de todo un grupo de juegos deportivos estándar.

La abstracción global simplificada de la naturaleza problemática y contextual de un juego deportivo que exagera los principios tácticos y/o reduce las exigencias o demandas técnicas de los grandes juegos deportivos.

Este enfoque de enseñanza se encuentra próximo a una serie de aportaciones que tratan de reestructurar los juegos deportivos hacia la cooperación (Orlick, 1986-1990) y el diseño abierto y flexible de los mismos (Morris y Stiehl, 1989). Sin embargo, en los juegos modificados existe la competición, no entendida como "competitividad", sino enfatizando la cooperación, haciendo importante la función del docente para actuar sobre las reglas y el ambiente o el contexto de enseñanza orientados a ese fin.


Resulta conveniente aclarar que los juegos modificados no son juegos aislados sin continuidad ni desarrollo, como los que pueden realizarse al principio o al final de la clase, ni tampoco son mini-juegos o mini-deportes, aunque adapten el deporte a la edad de los niños/as. Addemás, no son progresivos en la enseñanza y reproducen los mismos patrones de formalización y estandarización del juego de los adultos y los mismos principios de enseñanza-aprendizaje, esto es, de enseñanza de la técnica.

Por otra parte, también conviene matizar la relación entre los juegos modificados y los juegos predeportivos. En la literatura específica española, esta última categoría de los juegos, son una mezcla de juegos infantiles tradicionales y actividades orientadas a la enseñanza de la técnica deportiva que poseen un potencial táctico nulo, como por ejemplo, "el juego de los diez pases" o "el balón de la torre". Sin embargo, este reducido número de juegos se diluye entre muchos otros que apenas poseen potencial táctico, ya que no reúnen las características de un juego modificado.


Ahora bien, esto no significa que debamos despreciar el valor que los juegos infantiles, los juegos predeportivos y los mini-juegos puedan tener en otras facetas o mementos dentro de la Educación Física.


Los juegos modificados ofrecen el contexto adecuado para los siguientes casos:


- Ampliar la participación de todos los alumnos/as, los de mayor y menor habilidad física, porque se reducen las exigencias técnicas del juego.


- Integrar ambos sexos en las mismas actividades, favoreciendo la formación de juegos mixtos y la participación equitativa.


- Reducir la competitividad que pueda existe entre alumnos/as mediante la intervención del profesor/a, centrada en resaltar la naturaleza y dinámica del juego como si de un animador crítico se tratara.


- Utilizar un material poco sofisticado que pueda ser construído por los propios alumnos/as, ya que estos juegos no exigen materiales muy elaborados ni caros.


- Los alumnos/as participen en el proceso de enseñanza de este enfoque, al tener la capacidad de poner, quitar y cambiar las reglas sobre la marcha del juego, incluso llegar a construir y crear nuevos juegos modificados.

2. Principios generales que orienten la práctica en las clases.


El deporte es, para unos, el gran protagonista de la Educación Física y, para otros, el gran colonizador de la educación contemporánea. La mayoría de la gente, entre ellos muchos "educadores/as físicos", se limita a ver las excelencias y beneficios sociales y personales del deporte, sin percatarse de la vertiente negativa, de los peligros que conlleva y de los intereses a los que puede estar sometido.

2.1. Principios para la elaboración de juegos modificados.


Modificación de los principales elementos como el material (grande, pequeño, peso ligero, ...), el equipamiento (palas, bates, raquetas, ...), el área de juego (campos alargados y estrechos, ...), de las reglas (sobre el número de jugadores/as, comunicación, ...). Debe tenerse en cuenta la esencia de cada forma de juego deportivo, es decir, de qué va el juego.

2.2. Principios tácticos de las principales formas de juegos deportivos.


Puede seleccionarlos el profesor/a de entre los existentes en cada una de las formas de juegos deportivos. Por ejemplo:


- Juegos de blanco y diana.


- Juegos de bate y campo.


- Juegos de cancha dividida y muro.


- Juegos de invasión.


- Juegos de persecución.


- Juegos de lucha y agarre.

2.3. Principios para la progresión de los juegos modificados.


Un planteamiento general de progresión podría realizarse en tres grandes fases:


- La primera fase, dominada por la globalidad del juego modificado, donde la técnica sea reducida y/o simplificada, aunque pueda sufrir cierta evolución conforme se progresa.


- La segunda fase, se caracterizaría por la presentación de situaciones de juego, pero como si fueran juegos modificados debido a su globalidad. En esta etapa pueden mantenerse los juegos modificados, e introducirse o no la técnica estándar de un determinado juego deportivo.


- En la tercera fase aparece el juego deportivo propiamente dicho, con la técnica que le corresponda y utilizando situaciones específicas de juego, siendo combinadas eventualmente o a modo de calentamiento con los juegos modificados.

2.4. Principios para la mejora de los juegos modificados.


Aportar una perspectiva de colaboración entre profesores/as, comentando las experiencias con otros compañeros. Valorar los beneficios y los contras de los juegos, y tener en cuenta los problemas que vayan surgiendo o que planteen los alumnos/as para progresar y profundizar en el juego.

2.5. Principios para el desarrollo de estrategias para la comprensión.


La naturaleza grupal del juego modificado aconseja utilizar ciertos recursos de la "pedagogía de los grupos reducidos y la dinámica de grupos" a la hora de formar y cambiar grupos, organizarlos y conducirlos durante las clase. Utilizar la observación y el comportamiento de los alumno/as y la intervención e interrupción del juego cuando se considere oportuno para plantear preguntas dirigidas a la comprensión táctica del juego u otro tipo de cuestiones que aparezcan durante el transcurso del mismo. Las preguntas pueden hacerse al final de un cierto periodo de práctica. Los alumnos pueden preguntar y plantear cuestiones, reunirse momentáneamente para discutir entre ellos alguna estrategia y comentar cuestiones del juego.

2.6. Principios relacionados con la evaluación de los alumnos/as.


Deberán ser coherentes con el enfoque procedural de enseñanza de los juegos deportivos y, por lo tanto, buscarán otras formas de evaluación a las típicamente conductuales o de memoria. Antes de continuar, hacer dos aclaraciones, una respecto al papel del profesor/a y otra respecto a los juegos modificados:


- Si el profesor/a quiere superar el modelo tradicional de enseñanza de los juegos deportivos, debe estar dispuesto a entrar en un proceso cíclico de observación-reflexión-prueba-contrastación dentro de sus propias clases.


- Los juegos modificados son de carácter dinámico y cambiante según el espacio disponible, los jugadores, la intervención del profesor y la evolución de los participantes y del juego.

3.1. Juegos modificados de bate y campo.


Lanzar el móvil por espacios libres, que el lanzamiento sea a zonas que retrasen su devolución, ocupar espacios y distribuirse el área de defensa, ...

3.2. Juegos modificados de cancha dividida.


Enviar el móvil al espacio libre, lo más alejado posible del oponente, apoyar al compañero/a si se trata de un juego con más de un jugador/a en cada campo, ...

3.3. Juegos modificados de invasión.


Desmarcarse con o sin móvil, buscar espacios libres, ...

3.4. Juegos modificados de persecución.


Uno o varios jugadores intentan pillar a los demás.

3.5. Juegos modificados de blanco y diana.


El objetivo de este tipo de juegos es alcanzar, por medio del lanzamiento de un móvil, con precisión y menor número de intentos que el resto de jugadores, la diana o dianas del juego.

3.6. Juegos modificados de lucha y agarre.


Juegos en el que se intenta superar al adversario a través del contacto físico.

4. Bibliografía.


Bunker, D. y Thorpe, R. (1982), A model for teaching of games. Bulletin of Physical Education, 18, 1, p. 5-8.


Dévis, J. (1990a), Renovación pedagógica en la educación física: hacia dos alternativas de acción I. Perspectivas de la Actividad Física y el Deporte, 4, p. 5-7.


Read, B. (1988), Practical knowledge and teaching of games. En Varios (Eds.) Essays in Physical Education, Recreation Management and Sports Science, Loughborough University Press, p. 111-112.


Thorpe, R; Bunker,D. y Almond, L. (1986), A change in focus for teaching of games. En M.Pierón y G. Graham ( Eds). Sport Pedagogy, Human Kinetics, p. 163-169.


Orlick, T. (1986), Juegos y deportes cooperativos. Ed. Popular, Madrid.


Orlick, T. (1990), Libres para cooperar, libres para crear. Paidotribo. Barcelona.


Morris, G.S.D. y Stiehl, J. (1989), Changing Kids Games. Human Kinetics. Champaign. Illinois.


Dévis, J.; Peiró, C. (1992), Nuevas perspectivas curriculares en educación física: La salud y los Juegos Modificados. Inde. Barcelona.